Sangha

Baraka grupo meditación

La Escuela de Meditación se reúne en la Sangha (comunidad de meditadores comprometidos con el Despertar).

Ofrecemos meditaciones abiertas y gratuitas dedicadas a la práctica colectiva. Son meditaciones en las que no hay instrucciones y sólo se viene a practicar en silencio.

Sentir que pertenece a un grupo, colectivo o comunidad que tiene la meditación como el método esencial en el camino hacia la libertad, es un gran beneficio para la meditador/a.

Lunes, Martes y Jueves: nos reunimos 3 días a la semana:
· Lunes de 10:00 a 10:45h.
· Martes y jueves de 20:15 a 21:00h.
Puedes acudir cuando quieras.

Matinal de domingo:

También nos reunimos un Domingo al mes, por la mañana, para hacer un intensivo de 4 meditaciones de 45min. La campana suena a las 10, 11, 12 y 13. Se puede asistir a todas las horas o a cualquiera de ellas. Las fechas aparecen al inicio de cada curso.

2019

27 de Octubre
24 de Noviembre
15 de Diciembre

2020

26 de Enero
16 de Febrero
15 de Marzo
19 de Abril
31 de Mayo
21 Junio

DANA (GENEROSIDAD)
Hay quien define la generosidad como el arte de dar y recibir disfrutando. Y esta es la clave: dar, recibir y disfrutar haciéndolo.

Tiene mucha importancia desde donde damos. Si damos desde el miedo, desde el temor de que se cumpla la expectativa, de que algo ocurrirá o evitaremos que ocurra después de dar, estamos dando desde el interés y eso no se llamaría generosidad, sería otra cosa.

Cuando das algo no tiene por qué ser necesariamente algo material. Puedes dar tu tiempo, tu conocimiento, tu cariño; puedes dar una sonrisa y por supuesto también puedes dar dinero. Pero desde esta perspectiva, sólo debes dar cuando lo que das eleva en algún sentido la vida de la persona que lo recibe. Por eso en ocasiones para ser generosos hay que “no dar”.

También somos generosos cuando recibimos de buena gana lo que otros nos dan disfrutando. Al fin y al cabo, dar y recibir son las dos caras de la misma moneda. Por tanto, hay que ser buenos “dando” y buenos “recibiendo”. En realidad, si no sabes recibir poco puedes ofrecer.

En el budismo la generosidad es la primera de las virtudes (paramitas). Una sangha sin generosidad no es una sangha. No deberíamos descuidar esta virtud que es tan poderosa para acercarnos a la felicidad. Si no hubiera personas generosas no habría habido Buda, ni por lo tanto su enseñanza. Tampoco existiría Baraka si el mundo estuviese vacío de generosidad.

Nos gustaría entonces pedir un deseo: que no haya ninguna persona que ignore la acción benévola de la generosidad ahora y por siempre.