NACIMIENTO MINDFULNESS
 ¿Nace el Mindfulness hace pocas décadas o hace 2500 años?

Si se toma en un sentido budista, Mindfulness es Sati, palabra pali que designa atención, capacidad de darse cuenta de los procesos mentales, emocionales, etc. es una práctica muy antigua ligada sobre todo a oriente, pero hoy la palabra mindfulness hace más referencia al movimiento que surgió en la década de los 70 en Massachusetts, Estados Unidos, de la mano de J. Kabat-Zim y otros.

Este movimiento lo que hizo fue crear un método terapéutico, MBSR o MBCT, que consiste en sesiones con práctica corporal consciente como el Yoga y sesiones de meditación Zen o Vipassana, y aplicarlo a pacientes en hospitales, pero, muy importante, trabajando con sentido científico, recogiendo datos sobre la incidencia en la salud general de los pacientes, antes y después de la práctica.

El sentido científico es importante en este movimiento para acercarse a la persona de hoy, por lo menos en nuestra sociedad. Necesitamos de la explicación científica aunque en otras épocas y sociedades no había  esta necesidad. Hoy en día la práctica moderna mindfulness se está utilizando en psicoterapia, escuelas, empresas, prisiones, etc.

Como hemos visto podemos considerar el Mindfulness como ejemplo de maridaje afortunado Este-Oeste. Algo parecido ha sucedido con el Yoga. Esta tradición surgió en la India hace unos 3000 años como trabajo espiritual, de introspección. En tiempos de Patanjali, las posturas de yoga o asanas, tenían poca importancia. A lo largo de los siglos hubo en oriente una revalorización del cuerpo que se plasmó en movimientos como el Tantra y también en el Yoga con el hatha-yoga, dando más importancia al cultivo del binomio mente-cuerpo. En el siglo XIX el yoga contacta con la gimnasia sueca y el escultismo inglés y alrededor de los 60 se extiende por occidente un yoga basado en asanas.

Aunque siempre ha habido escuelas en las que se insistía en trabajar con la  atención en el cuerpo y la meditación, otras se basan en las posturas únicamente. Es en este sentido en el que el Mindfulness, al trabajar el yoga junto con el darse cuenta, la aceptación y demás valores que entroniza, puede devolver al yoga más occidental el sentido auténtico que Patanjali potenciaba. Tanto en las posturas de yoga como en la parte más estática o meditativa se insiste en el Mindfulness-Sati en la respiración. La mente-atención observa la respiración y demás procesos, pero lo más importante es la parte que observa sobre lo observado, pues es lo que más va a cambiar. Con la práctica crece la comprensión y se van desarrollando la sabiduría y la compasión.

Lourdes Lasa